Select Page

Artículo publicado en Revista El Cisne, Año XXIV, N° 276, Agosto 2013. Autorizado por revista el cisne para publicación.

Aproximaciones teóricas a la escuela inclusiva

¿Necesidades educativas especiales o nuevas necesidades escolares?

La escuela como espacio de aprendizaje está llamada a repensarse y recrearse en función de sus objetivos. Como institución educativa está convocada a transformar y transformarse en un juego dialéctico del cual no puede sustraerse. Es lugar de promoción y producción de conocimiento, es lugar de respuestas y también de preguntas. Las competencias que la escuela buscará desarrollar en sus alumnos se verán reformuladas mientras la escuela se defina como lugar de transformación de los sujetos.

Una definición posible acerca de la escuela inclusiva es pensarla como aquella escuela que anticipa en su proyecto institucional un aula diversa y genera los recursos para esperar aprendizajes diversos.

Entendemos los aprendizajes como situaciones entre otros, experiencias que se construyen con otros y luego se interiorizan.

Un niño con discapacidad puede no solo requerir de ayudas, sino además ser generador de ayudas con sus pares en múltiples aspectos del quehacer aúlico.

El aprendizaje de ciertos contenidos puede producir detenciones, inhibiciones, regresiones, obstáculos al fin, que pueden requerir de apoyos no comunes en el aula común. De este modo los apoyos están disponibles en un aula con vocación inclusiva.

Es con el otro significativo con el que se construyen algunos elementos fundantes para próximos aprendizajes. Elementos que son apuestas donadas para un ser en constitución. Es con el capital donado e invertido con el que se podrá ser alumno. Ser alumno requiere de ciertos prerrequisitos y ciertas donaciones.

Una escuela inclusiva no solo aloja niños con diferentes posibilidades cognitivas y/o afectivas, sino lo que está llamado a incluirse en el paradigma inclusivo son los aprendizaje para la vida y los aprendizajes académicos, los saberes lógico matemáticos y lingüísticos y los saberes creativos, no solo conocimientos obligatorios, también conocimientos optativos. Una escuela inclusiva valora los procesos de alfabetización tanto como los procesos de creatividad. Una escuela inclusiva no solo califica los aprendizajes sino que los evalúa.

Es así que mirar la diversidad desde el contexto institucional nos hace pensar en las Nuevas Necesidades Escolares que la misma escuela está interesada en formular.

Ubicar las NEE acompaña a determinar necesidades compatibles con una educación inclusiva reduciendo las Necesidades Educativas especiales  NEE, a un concepto marco de un paradigma que respondió a la integración escolar.

Frente a la determinación de ciertas necesidades educativas especiales de un niño corremos el riesgo de poner miradas exclusivas en lo que un alumno deberá aprender y poco en lo que realmente podrá desarrollar en función de una oferta amplia y diversa.

A continuación podemos puntualizar algunas de las Nuevas Necesidades Escolares que la escuela inclusiva está convocada a desarrollar en sus alumnos.

En relación a sí mismo:

  • Autonomía
  • Cuidado de sí y de sus cosas
  • Uso de la libertad
  • Respuesta frente al error
  • Valoración frente a su producción
  • Autoestima

Algunas Nuevas Necesidades Escolares en relación al grupo:

  • Participación
  • Comunicación
  • Expresión del afecto
  • Respeto y responsabilidad por el otro
  • Juegos preferidos

Algunas NEE en relación a las áreas académicas:

  • Variación de estrategias  de resolución
  • Utilización de conocimientos previos
  • Justificación de sus procedimientos
  • Producción de hipótesis
  • Utilización de diversas fuentes de información
  • Conocimientos previos

Algunas preguntas que generan NEE en relación a la autoevaluación del alumno:

-¿Cómo veo mi aprendizaje en el grado?

-¿Cómo estoy conviviendo en la escuela?

-¿Qué aspectos tengo que modificar o seguir trabajando un poco más?

El proceso de aprendizaje de todo niño es el resultado de un pensar, sentir y actuar en la convivencia con otros, con el medio circundante y con los productos de la cultura. La evaluación deberá ser considerada como parte de este proceso que tiene en cuenta la manera particular de alcanzar los objetivos. Así mirar a un alumno será mirar integralmente a un niño.

Sandra Basile*

*Sandra Basile es licenciada en Psicopedagogía. Coordinadora de Procesos de Integración Escolar. Integrante del Equipo Técnico de ADEEI.